lunes, 12 de diciembre de 2011

Carta de Expocómic

.
.
Emilio Gonzalo, director del Salón Internacional de Cómic de Madrid, remite una misiva agradeciendo, concretando y formalizando el cierre y conclusiones de la última edición del evento que dirige y que ha cumplido 14 entregas. Anteriormente, en la nota de prensa de clausura de la Feria, se habían dado a conocer las cifras de asistencia, con la particularidad de que, por primera vez, desde que podemos recordar, los responsables de un evento sobre historieta en nuestro pais, reconocen que la cantidad de visitantes ha disminuido:
Madrid, 5 de diciembre de 2011. Al cierre de su decimocuarta edición, el Salón Internacional del Tebeo de Madrid Expocómic 2011 ha registrado una afluencia de 28.486 visitantes, lo que marca un descenso respecto de la convocatoria de 2010, a la que acudieron 29.120 personas. Entre los motivos principales a considerar, la ubicación del evento las fechas inmediatamente anteriores al puente de la Constitución y la Inmaculada, además de la evidente presión de la crisis económica, que se acentúa en estas fechas pre-navideñas. Con todo, desde la organización se mantiene una sensación general de satisfacción; en palabras de su Director, Emilio Gonzalo, «éramos conscientes de que este año la jugada era especialmente arriesgada», sostiene. «Y con todo, pensábamos que el bajón de asistencia sería mayor. Expocómic se celebra para que los aficionados al tebeo disfruten de su afición en compañía, y quienes se han acercado al Salón lo han pasado estupendamente. Así de sencillo: objetivo cumplido».
.
Aceptar que las visitas pueden ser menores que las del año anterior es todo un ejercicio de honestidad que, no solo es loable en si mismo, sino que es necesario por la importancia que tienen los datos, las cifras para el estudio, la investigación o la información sobre cualquier actividad o manifestación cultural. Podemos argumentar que ante la escasa ayuda institucional que recibe el evento madrileño, es por eso mismo que no necesitan justificarse mas que ante el propio medio. Pero ¿no es esta falta de apoyos un motivo añadido para felicitarle, habiendo llegado hasta aquí sin ellos?  En el mundo del cómic han sido muchos los años de oscuridad y caciquismo. Ejemplos como Expocómic, el Salón de Granada o el Salón del Cómic de Getxo, que ofrecen sus datos -y estos aparentan realidad- son el modelo necesario.
Incluimos la mencionada carta, publicada esta misma mañana:
Estimados,
Una vez más quiero haceros llegar unas palabras que intenten resumir mi agradecimiento tras esta nueva edición de nuestra fiesta del Tebeo, que es la de todos. En esta ocasión, Expocómic ha registrado un descenso de su afluencia con el que contábamos desde el principio, por la ubicación de sus fechas en el calendario festivo y por los apuros económicos que, tres años después del inicio de la crisis, no dejan de azotarnos. Y aún con todo, habéis respondido a nuestra llamada y satisfecho con creces nuestras expectativas. El Salón del Cómic se organiza por un puñado de amantes del noveno arte para una legión de amantes del noveno arte; y esa legión, que puede o no crecer en cada convocatoria, acude a cada cita con renovada pasión para inundar de color un espacio que, durante un fin de semana, se olvida de apuros económicos, de subidas y bajadas de las bolsas internacionales, y se centra únicamente en el disfrute de su afición y el abandono a una saludable, sana y necesaria catarsis colectiva. Seiscientos visitantes menos no van a arrebatarnos la ilusión, ni mucho menos. Seguimos en forma.

Algo que no decrece, sino todo lo contrario, es el número de firmas ilustres que nos visita en cada convocatoria; por el Pabellón han paseado cerca de ochenta autores y autoras, presente y futuro nunca pasado, porque nunca serán pasado Esteban Maroto, Tony DeZuñiga, Vicente Alcázar o Juan Giménez de una disciplina que se adapta a lo que está por venir, como demuestra la gran respuesta del público ante la jornada que dedicamos al imparable webcómic. Aumenta igualmente la atención mediática, con más de cuatrocientos profesionales de los medios acreditados y empecinados en hacer saber a los cuatro vientos que el Tebeo no sólo es cosa de niños, sino que es un Arte con mayúsculas. Y de la mano de todos, crece también el orgullo de todos los que formamos parte de la Asociación Española de Amigos del Cómic por hacer posible que, al menos durante unos pocos días al año, la imaginación supere las barreras de la realidad para alcanzar lugares que la gran mayoría ni siquiera imagina. Una vez más, gracias a todos por ayudarnos a conseguirlo. Vuestro apoyo es nuestra fuerza.

Emilio Gonzalo
Leandro Fernández recibe el Premio Autor Iberoamericano

Carlos Pacheco, Isabel Rosell, Emilio Gonzalo y Esteban Maroto
* Todas las fotografías de este artículo son de Ralf Pascual.
.