miércoles, 27 de octubre de 2010

Exposición de Emilio y Carlos Freixas en Madrid

.
.
Si hace poco publicabamos el cartel del próximo Salón del Cómic de Madrid - Expocómic 2010, hoy reproducimos la nota de prensa en la que nos avanzan una de las exposiciones que preparan:
En su decimotercera edición, el Salón Internacional del Tebeo de Madrid Expocómic 2010 quiere rendir homenaje a una pareja clave para el reconocimiento universal de la viñeta patria, al margen de fronteras y nacionalidades: Emilio y Carlos Freixas, padre e hijo, nombres fundamentales de una disciplina cuyos límites trascendieron para instaurar unas pautas creativas que, aún hoy, mantienen plena vigencia como sistema pedagógico, su famoso “Método Freixas”. Expocómic recorrerá su obra, su evolución, su legado, en un paseo inolvidable por la historia viva, palpable y eterna de nuestro arte favorito.
Laminas incluidas en las lecciones del Método Freixas
La organización de expocómic ha publicado en su nota de prensa estas biografías de Carlos y Emilio Freixas:
Emilio Freixas Aranguren (1899-1976). De forma resumida se puede hablar de él, sencillamente, como el mejor historietista español del siglo XX, un maestro absoluto que convirtió en soberbias obras de arte todo aquello sobre lo que posó sus lápices y pinceles. Ilustrador, portadista sin igual, decoró con gusto exquisito abundantes colecciones de novela popular y clásica, hasta que de su genio nació el imprescindible “Método Freixas”, al que se dedicó por entero desde 1950 para ser continuado por su hijo Carlos; puntal definitivo para despertar el talento de tantas y tantas generaciones clave de la viñeta mundial, aún sigue de plena vigencia y actualidad. Un creador inmortal, en definitiva.

Carlos Freixas Baleitó (1923-2003). Fiel discípulo y heredero de su progenitor, aún no había acabado la Guerra Civil cuando ya se esforzaba en perfeccionar perspectivas, composiciones y coloridos. Elegante, preciso, su estilo, pese a sus influencias más allá de su padre, Raymond o Bocquett, entre otros, tuvo personalidad y vida propia, maravillando desde “Pepe Carter”, “El Capitán Misterio” o “Pistol Jim”; cruzó el océano y en Buenos Aires enamoró a América Latina en las páginas de “Drake el aventurero”, “El Indio Suárez”, “Elmer King” o “Darío Malbrán, psicoanalista”. Un ataque de nostalgia nos lo devolvió en 1955, y en Barcelona volcó su maestría colaborando con su padre, Bruguera o editoriales extranjeras de Estados Unidos, Holanda o Suecia.
.

1 comentario:

lorezaharra dijo...

Emilio freixas es un gran dibujante, es una pena que tengamos unos dibujantes tan buenos por estas tierras y casí sean unos desconocidos
suerte con esa exposición.