sábado, 29 de enero de 2011

Luces y sombras en Angulema

.
El anuncio del despido de algunos trabajadores de L’Association ha provocado una curisosa situación. Mientras la editorial parisina se presenta en Angulema, en su stand ninguna obra o título está disponible a la venta
.
Imagen de Nicolas Anspach para Actua BD
.
Se habría dado a conocer el pasado 10 de Enero la crisis interna que sufre el buque insignia de lo que fue la renovación de la BD, durante los años noventa.Y el personal ha iniciado una huelga en respuesta a la reducción de plantilla, que pasaba de 7 a 4 personas. Los trabajadores criticaron la falta de diálogo constructivo que la directiva mostraba en cuanto a su gestión.

No hay que olvidar que el propio nombre de la editorial definía su estructura y filosofía cooperativa cuando la pusieron en marcha en 1990 autores como Matt Konture, Lewis Trondheim, JC Menú, Stanislas y David B. Y gracias a L’Association se convirtieron en autenticos fenómenos otros autores como Joan Sfar o Marjane Satrapi. Incluso el propio Joan Sfar ha publicado en su blog una nota expresando una opinión cercana a los huelguistas, quejandose de una cierta falta de democracia en el seno de la empresa.

A pesar de la huelga, los trabajadores siguen acudiendo al stand de L’Association en el Festival Internacional del Cómic de Angulema. Pero ninguno de los libros de la editorial está disponibles en las mesas y expositores: se han sustituido por folletos recordando las demandas de los trabajadores en huelga. Uno de ellos reza: "Acudimos a la feria como si nada hubiera sucedido. Hemos traído las cajas de libros y los hemos puesto en el centro de la cabina o debajo de las mesas. Queremos mantener la presencia y estamos dispuestos a trabajar normalmente si la dirección demuestra voluntad y firme compromiso de cumplir con nuestros requisitos.”

Los empleados exigen: que las razones económicas de los despidos sean justificadas. Los trabajadores expresaron su sorpresa porque las cifras muestran que la empresa es sólida y no justifica esta decisión. Además, en el caso de que las dificultades financieras fueran probados, exigen alternativas a los despidos y requieren participar en el proceso. Por último, los empleados se quejan de opacidad de la estructura en la empresa, incluyendo el hecho de que el mandato del director editorial JC Menú no está claro.

La cosa es mucho mas compleja con asambleas generales convocada que no terminaron de celebrarse, los estatutos de la empresa en entredicho y la idea clara de que Jean Christophe Menú y los empleados no han sido capaces de entenderse.
Parece que todo ha terminado de saltar al foro público que es el propio Festival. Quizá será un buen lugar para que entre todos lleguen a cierto entendimiento.
.