jueves, 17 de mayo de 2012

Expomanga terminó con éxito


.
Reproducimos la carta abierta de Emilio Gonzalo publicada esta semana con motivo de la clausura de Expomanga:
Estimados,

31.347 visitantes. Lo cierto es que una cifra a tener en cuenta, una cifra que invita a iniciar esta pequeña misiva dirigida a todos vosotros con un tono más reflexivo de lo habitual. Expomanga, en su decimoprimera edición, constata un ritmo de crecimiento inflexible, y eso es mérito de unos pocos a un lado y unos muchos al otro. Nosotros, miembros de la Asociación Española de Amigos del Cómic, y vosotros, otakus, curiosos, aficionados y neófitos. Porque once años después seguimos prácticamente solos, luchando contra los elementos. Nuestra soledad es compartida con un puñado de patrocinadores, artistas, editores y un gremio, el de los libreros, que batalla cada día contra circunstancias ya no adversas, sino graves, atemorizantes. Si no fuese por el encono y la pasión que todos ponemos en cada evento, quién sabe si aún existiríamos, rodeados de insanas competencias que coquetean vulgarmente con la deslealtad y el ojo puesto simplemente en el beneficio económico y material. Recordemos que la AEAC, prácticamente huérfana de subvenciones y apoyos gubernamentales, opera sin ánimo de lucro, sin más impulso que garantizar que Madrid es una plaza relevante para la cultura y el Noveno Arte. Sin ánimo de lucro, sin margen de beneficio. Y aquí seguimos. Creciendo de vuestra mano, de la mano de 31.347 almas que han conformado una sola.
Autoretrato de Satoru Nakamura
Dicho esto, cómo no dedicar unas palabras de agradecimiento a todos los que forman parte de nuestra fiesta, que es la de todos. Este año quisiera comenzar por nuestras estrellas internacionales, Tsuneo Sanda y Satoru Nakamura, por tener la sabiduría, la paciencia y el talante necesario como para adaptarse a un ritmo de trabajo nada habitual para ambos, concienzudos y metódicos como son. Contar con ellos ha sido un lujo al alcance de pocos. Gracias a esas quince firmas patrias que garantizan un futuro más que saludable para nuestros pinceles mangakas; y a esos artistas y amigos que de modo desinteresado han convertido la obra de Akira Toriyama en algo nunca visto. Gracias a los trabajadores de cada stand, que vienen, montan, pelean, pelean y pelean, desmontan y nos dejan hasta la próxima, para seguir peleando allí donde van. Gracias a los medios, cada vez más abundantes, cada vez más conscientes de que no somos un puñado de frikis alocados, sino una marea que ama una cultura que podría presuponerse casi opuesta a la occidental, tantas veces banal. A la Embajada de Japón, que con su apoyo eleva la trascendencia de este acontecimiento hasta cotas que nunca podríamos esperar alcanzar. Gracias a ti, Otaku. A ti, curioso. A ti, visitante ocasional. Gracias a todos, los que están aquí mencionados, los que se escapan a esta remembranza. Nos vemos en Expocómic, que prepara ya su quince aniversario, para compartirlo con todos. ¡Hasta pronto!

Emilio Gonzalo
El ilustrador Tsuneo Sanda