miércoles, 24 de abril de 2013

El regreso de Angel Mosquito

.
Ediciones La Cúpula acaba de publicar un libro que recupera a uno de los autores importantes de la generación de historietistas argentinos de los años noventa.
.
.
La Calambre es la última obra de Angel Mosquito, uno de los fundadores de La Productora, colectivo que dió alegrías a la historieta latinoamericana y trascendió a este lado del Atlantico. La editorial proporciona esta breve biografía de Mosquito:
Angel Mosquito nació en las afueras de Buenos Aires en 1976 y forma parte del amplio abanico de autores de cómic criados en el movimiento independiente de los años 90.
Es autor de los libros Moron SuburbioVilla TeseiEl otroEl granjero de Jesu y, en colaboración, Vitamina PotenciaCarne Argentina y La mueca de Dios.
En la actualidad publica caricaturas, historietas e ilustraciones en cabeceras como diarioregistrado.comTiempo ArgentinoUn caño, Les Inrockuptibles o Fierro, aunque ha colaborado en muchas otras.
Pluriempleado e irreductible, también imparte clases de cómic, es profesor de inglés y técnico agrónomo en activo.
Buena parte de su trabajo puede verse en su blog: www.granjerodejesu.blogspot.com
Hemos rescatado la recopilación de la serie Morón Suburbio, que publicó en España el sello Under Cómic incluido en la colección Flor de un Día. Poco después vió la luz la antología de autores argentinos que la Productora, con ocasión de la crisis financiera que asoló el país a principios de este siglo XXI, reunió bajo el título Carne Argentina (podeis leer una reseña en Tebeosfera).
.
.
.
También extraemos de la nota de prensa la suculenta sinopsis de La Calambre, felíz regreso de Angel Mosquito a nuestras manos y ojos, siempre necesitados de páginas de historieta argentinas:
Las cosas están muy mal para todos, pero el viejo Larry, que es un bruto con un historial de chapuzas más largo que un día sin pan, nunca ha dejado de buscarse la vida para evitar los calambres en el estómago, ya sea como cartonero o revolviendo entre la chatarra.
El viejo Larry, además, es un vampiro. Un día de hace treinta años, se encontró un bebé en el arroyo, Mogul, que hoy también porta la maldición. En todo este tiempo, ser vampiro ha dejado de ser un chollo, así que la pareja ha decidido reinsertarse en la vida civil y nutrirse de morcillas. Con el negocio del cartón en horas bajas, el robo y desguace de coches parece una salida, pero las cosas se van a complicar mucho cuando, a consecuencia de su primer palo, tengan que hacerse cargo de otro bebé, esta vez una niña...
La calambre es un thriller tremendista y esperpéntico que pone en evidencia que, en un mundo en crisis, hasta los vampiros son víctimas de los chupasangres.