miércoles, 5 de junio de 2013

La voz de los libreros especializados

.
Ferrán Velasco es el propietario de la librería Universal de Barcelona y, en este comunicado, expresa el punto de vista de los libreros integrados en un grupo de librerías especializadas en cómic que comenzó a trabajar en 2011 bajo la denominación Zona Cómic. Este colectivo profesional está integrado por librerías pertenecientes a CEGAL, la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros.
.

Estimados editores y distribuidores,
Vivimos tiempos difíciles que afectan duramente a nuestra vida profesional. Desde ZONA CÓMIC somos conscientes de la realidad que nos rodea y en absoluto nos es ajena. Por esto intentamos reinventarnos y buscar soluciones a los problemas del día a día y entendemos que tanto los editores como los distribuidores busquen soluciones a sus problemas de la misma manera.
Creemos que en esta cadena que formamos libreros, distribuidores y editores, fundamental para el funcionamiento de nuestra industria, la mejoría de la situación de un eslabón no debe pasar por el empeoramiento del estado del eslabón anterior.
Desde hace unos meses, los libreros que trabajamos con la distribuidora SD volvemos a tener problemas a la hora de realizar las devoluciones de material atrasado. Unilateralmente, de manera retroactiva y, según se nos comunica, por deseo expreso de las editoriales, SD no acepta devoluciones de más de 4 meses de antigüedad, rompiendo de esta manera las anteriores condiciones de devolución por tiempo ilimitado con la que la mayoría de libreros compramos una gran cantidad de fondo, siempre con la garantía de su posible devolución.
Estas nuevas condiciones se aplican también al material comprado anteriormente (es decir, con otras condiciones de devolución), al material que llega dos veces la misma semana, al material no pedido en esas cantidades a la distribuidora o directamente no pedido y, por último y quizás más importante, al material que aparece en packs a mitad (o menos) de su precio original. 
La omnipresente crisis y las devoluciones masivas que hacen peligrar la estabilidad de las editoriales y de la propia distribuidora son los argumentos que parecen legitimizar esta acción que se está aplicando sin haber sido consensuada. 
Desde SD se nos comunica que esta medida va a ser transitoria y que tomará las medidas necesarias para que las devoluciones sean abonadas en su debido tiempo. Que en breve habrá un sistema más fluido y que se dará solución a nuestras demandas. 
Confiamos en su palabra, pero la traducción real es que ese tiempo se transforma para nosotros en una realidad de meses con un material pendiente de abono y paseándose por la geografía de nuestro país, con la consiguiente pérdida de trabajo y dinero que eso supone. 
Se une esto a otro fenómeno que desde nuestro punto de vista es un mal parche para una gran rotura; los packs, o saldos encubiertos, con los que algunos editores recuperan liquidez, aún a costa de perder lectores y compradores por el camino, consiguiendo también romper el buen trabajo de selección y fondo que muchos libreros realizan en sus establecimientos como señal diferenciadora. 
El saldo, ya sea declarado o encubierto en forma de packs, de forma puntual, siempre ha existido y las fórmulas para realizarlo, con una llamada a devolución previa, siempre han tenido nuestra aceptación. Pero que este saldo pase de ser un hecho puntual y excepcional a ser algo rutinario creemos que no es bueno a largo plazo. Los compradores empiezan a ver que el material que hoy compran a un precio, mañana estará a mitad de precio. Y lo que es peor, dejan de comprar otro material que no está en los planes del editor saldar, por la misma razón, generando una dinámica de difícil sostenibilidad. 
Este comunicado tiene más la intención de reflexión en voz alta que de queja formal, aunque algo de esto último también hay. Nos gustaría hacer ver que nosotros también tenemos nuestros problemas y que si editores y distribuidoras lo están pasando mal, nosotros no lo estamos pasando mejor.
Nos quejamos de que a los libreros nunca se nos escucha y se toman decisiones sin previa consulta y sin tener en cuenta nuestras necesidades. Sería deseable que antes de tomar medidas de manera unilateral estas fueran consensuadas con los afectados. Si en lugar de enfrentarnos a una política de hechos consumados nuestra opinión hubiese sido tenida en cuenta, estamos seguros de que se podría haber encontrado una solución similar pero ciertamente menos lesiva para los libreros. 
Esperamos que en el futuro más inmediato el tema de las devoluciones sea algo totalmente olvidado y que, de aquí en adelante, la opinión y parecer de los libreros tenga peso en la toma de decisiones que nos afectan a todos.

Un saludo,
Ferran Velasco Chapinal
Zona Cómic surgió con el objetivo de crear sinergias entre sus librerías asociadas, "crear relaciones provechosas y solucionar problemas con editoriales y distribuidoras, elevar el nivel general de profesionalidad y conocimientos del librero medio, instituirse como el interlocutor oficial con la administración, medios de comunicación, el resto de estamentos de la industria del cómic y, por supuesto, con el público lector."
Uno de los proyectos puestos en marcha por Zona Cómic es la revista que lleva ese mismo nombre como cabecera y que puede solicitarse en las librerías integradas en la asociación.
.
..
El comunicado de Velasco se ha puesto en circulación a través del blog personal del editor Joan Navarro quién, como es habitual, ha ofrecido raudo su opinión profesional al respecto. Desde la perspectiva editorial, aportando datos importantes acerca de los mismos temas que surgen de las reivindicaciones de los libreros, Navarro defiende la tarea de la distribuidora SD y la figura del librero independiente frente a otras superficies como Fnac, a quienes tampoco resta mérito.
(...) un aumento enorme de las devoluciones. Creo que ya dije que pasamos de una media del 15% al 65%. Las librerías nos lo devolvían todo, para reducir el importe de la factura mensual. Entre enero y mayo asumimos devoluciones por un importe neto de más de 500.000 euros.
Yo alucinaba mes a mes, viendo las devoluciones. Nos devolvían libros editados hace 10 o 15 años de los que no habíamos vendido ni una copia en esos mismos años.
Y, a todo esto, nuestras ventas no eran nada malas. Es decir que sin esas devoluciones desquiciadas, hubieramos capeado el temporal dignamente.(...). 
Navarro también responde a los libreros acerca de otro asunto candente:
(...)Y no me digan que es por culpa de los Packs. Los Packs han sido un éxito total.
Y desde el inicio hemos previsto asumir las devoluciones lógicas de los títulos de los packs. Y lo hemos hecho. Y eso ha sido totalmente irrelevante, porque de casi todos los Packs que hemos hecho no se vendía una mierda en los últimos años. Por lo que los libreros no tenían el menor stock. Ha sido perfectamente asumible.
Al tiempo que creo que hemos dado un servicio al lector sin pasta, en estos tiempos de crisis.
Y los resultados lo confirman. Hemos vendido más de 40.000 Packs. Lo que ha supuesto vender unos 150.000 ejemplares que estaban muertos de risa en nuestro almacén y generar una facturación de 472.000 euros. (...)