martes, 15 de marzo de 2011

Algunas conclusiones después del Salón de Granada

.
Empezamos por el final, como es debido. La clausura, los datos que publica la prensa y lo que allí ocurrió.
.
.
La estructura que en Granada se ha impuesto desde que el año pasado se celebrara el I Encuentro Profesional del Cómic ha quedado perfectamente validada. Un primer día en el que autores, editores y otros profesionales nos reunimos en "petit comité", y tres días de Salón, de Viernes a Domingo. Y entre estos últimos un sábado que es, logicamente cuando se concentran mayor cantidad de aficionados jóvenes y la cosa parece devenir en remedo del Salón del Manga con todos esos chavales que acuden al salón disfrazados, a comer ramen o chucherías y a esforzarse en sus cosas de chavales.
.
La visión de Chema García del evento
Esta última diatriba, la de que, hoy en dia, un Salón del Cómic es un enorme cosplay o poco salón es, se podría trasladar a otros eventos, claro. Madrid, Getxo o Barcelona, sobre todo. Y podría parecer que la función divulgativa de la cultura del cómic queda reservada a otros encuentros, jornadas, festivales o programación cultural de menor tamaño, diseminadas por la geografía, y mas funcionales toda vez que se concentran en unos pocos autores o temas y  se dirigen a menores audiencias.
"La jornada de este jueves se dedicará a facilitar y consolidar las relaciones entre los profesionales del sector presentes en Granada durante el Salón, en un encuentro que tendrá lugar en el Hotel Abades Nevada Palace y que estará coordinado por Christian Osuna, periodista y gran divulgador de la historieta a través del espacio radiofónico 'La guía del cómic', en antena desde hace ocho años.
Esta jornada también contará con referentes de la narrativa gráfica como Juanjo Sáez, Cels Piñol, Jordi Bayarri, Joan Navarro, Borja Crespo o Carlos Pacheco. Estos autores y editores darán contenido a un encuentro cuya programación constará de una serie de debates y charlas sobre el cómic, en las que se analizarán aspectos concretos como la docencia, la investigación y la gestión cultural en torno al sector; los nuevos formatos digitales de edición de cómics; así como la situación actual de la industria." Europa Press en Ideal.es
Pues el formato granadino parece que conjuga ambos modelos: Encuentro profesional, evento masivo de caracter festivo y juvenil (pero no exento de vocación divulgativa) y colaboración con otros agentes de la cultura para distribuir por la ciudad otras actividades relacionadas.
.

En Granada se ha dado un gran avance este año, acerca de esto último. O mejor dicho tres avances: La exposición de Carlos Pacheco en la Biblioteca de Andalucía, la exposición del granadino Francís Porcel y el Concierto El Arte de Volar en el Auditorio de Caja Rural.
.
 
Lo resume bastante bien Manuela de la Corte en el artículo que publicó el pasado viernes en huelvainformación.es:
"El "cambio de timón" que Alejandro Casasola dio el pasado año al Salón del Cómic de Granada supuso una vuelta de tuerca en el mundo de los certámenes de este tipo. "Últimamente proliferan muchísimo", dijo ayer en la presentación de la edición XVI, "pero pocos cuentan con la presencia de expertos", lo que sitúa al granadino al nivel del de Barcelona.

Este año el Salón sigue el mismo rumbo con especial atención a su función como cazatalentos. Destaca una cifra: 200 dibujantes se entrevistarán estos días con profesionales de las editoriales Casterman, Ubisoft, Ankama y la parisina Undergram, que es la agencia encargada en Europa de buscar talentos para Marvel."
En el segundo parrafo se avanzaba uno de los esfuerzos que podrían convertir a Granada en un evento diferente a los demás. La capacidad de esta cita anual de acercar a los jovenes autores y artistas con los profesionales de la BD o el videojuego franceses o norteamericanos (las únicas industrias que pueden garantizar un cierto futuro profesional mas o menos estable en estos tiempos). No es nuevo, pero parece que en otras ferias la cosa no ha terminado de cuajar nunca. Este año en Granada hemos comprobado que tanto los editores como los jovenes (y no tanto) ilustradores están por la labor.
.