miércoles, 13 de marzo de 2013

Quino, el medio y los de en medio, en Granada

.
De nuevo, el evento granadino se convierte en un momento y lugar adecuado para reflexionar sobre los salones de cómic y su importancia en el devenir del medio. Porque los extremos son la mejor manera de llegar al fondo de algunas cuestiones. Y la necesidad de replantear los grandes salones de historieta está de actualidad, toda vez que se están convirtiendo en encuentros de aficionados al disfráz -con escasa relación con el cómic y el manga- y la diversión juvenil que se sobreponen a las actividades y contenidos relacionados con las viñetas ilustradas, sus obras y autores.
.
.
Por suerte, la respuesta acaba encarnada en los mismos autores, como es el caso del granadino Chema García, que aprovechó su visita a la carpa del XVIII Salón Internacional del Cómic de Granada el pasado fín de semana para inspirarse en lo que allí vió y, cámara en ristre, obtener documentación suficiente a la que aplicar su sabiduría como ilustrador y diseñador gráfico. En su página web se pueden encontrar otros retratos de la fauna y flora fanática que visitó el espacio que Ediciones Veleta instaló en el Parque Kinépolis de Pulianas, la localidad cercana a Granada, donde se ha trasladado el salón andaluz.
.
.
Pero si algo tiene que caracterizar el decimoctavo encuentro de  la historieta en Granada es, sin duda, el gran acierto de la organización encarnada en la controvertida figura de Alejandro Casasola: la presencia del creador de Mafalda, el dibujante y humorista gráfico Quino
.
Quino rodeado por unos políticos que pasaban por allí, A. Casasola al fondo
Quino convocó a mas de 170 emocionadas personas en la charla que ofreció en una de las salas del cine Kinépolis, frente a la carpa del salón. Y además firmó ejemplares en varias ocasiones, allí mismo y en la carpa, excediendo por propia voluntad y a pesar de su delicada salud, los planes de una sorprendida organización que ha pretendído agasajarle pero ahorrarle esfuerzos. La lucidez del dibujante argentino y su generosidad hacia los lectores de todas las edades que, en Granada, han cumplido el sueño de conocerle ha convertido su visita a Granada en un triunfante regreso a su andalucía natal*. Su discurso fué lúcido y fluido, demostrando que su talento y su humanidad están muy por encima de su delicado -pero energíco- estado de salud. En este 2013 cumplirá 81 años.
.
Quino y Christian Osuna
Si dejamos de lado la precipitación, la escasez de financiación y apoyos, lo accidentado y pasado por agua que ha sido este salón de 2013, podemos centrarnos en su condición de humilde pero efectivo cruce de caminos profesional para los autores, editores y libreros que allí se reunen, el Salón de Granada ha ofrecido a los visitantes mas interesados en el medio muchas oportunidades de conocer a sus autores más cercanos. Es el caso de los ganadores del Premio Desencaja 2013, que premia un proyecto de álbum o gráfica novela impulsando su producción y acercando a sus autores hasta un editor que lo inserta en el mercado. Por fín, el Instituto Andaluz de la Juventud ha contado con una editorial especializada seria y con desarrollo real en el mercado como Dibbuks, que han presentado a Gabriel Noguera y José Pablo en Granada. Órbita 76 es el título de la pieza ganadora. Lástima que la exposición que produce el IAJ expuesta en Granada no haya estado a la altura y lástima que los responsables políticos e institucionales granadinos y andaluces no hayan tenido tiempo, entre inauguraciónes, ruedas de prensa y salutaciones a Quino para acercarse a que Noguera y Pablo les firmen un ejemplar de este excepcional ejemplo de la historieta andaluza.
.
Foto de Michel Noguera
*Aunque en todas sus biografías Quino aparece como nacido en Argentina, Quino vino al mundo en Fuengirola, Málaga, de padres andaluces que muy pronto se trasladaron a la austral provincia de Mendoza.